miércoles, 18 de abril de 2012

Explorar, profundizar, seguir las pistas, perderse, indagar...


Veía el video (Feel to follow, alternate version) y me gusto. La música, pero sobre todo la interrelación de la melodia y las imágenes. Los chavos recorren la ciudad, se adentran en rumbos y rincones poco transitados. Escalan los andamios, es de noche, no quieren llamar la atención, de todos modos nadie va por ahí. Van con paso firme, como si supieran a donde se dirigen, tal vez, traen un mapa y unas mochilas, se han preparado para el recorrido. Suben a lo más alto, como para divisar algún punto lejano. Toman otro camino, presencian facetas de la urbe que otros ignoran, siempre han estado ahí en la oscuridad, vestigios de otras épocas escondidos por el tiempo y las telarañas. Ahora bajan sin ser vistos. La consigna es avanzar, no mirar atrás, se extiende el camino, la ruta es intrincada, no se ve el final, acaso tiene fin. Se multiplican las entradas, los túneles, las escaleras. Se pasa por un conducto muy estrecho para después encontrarse en una gran cámara iluminada. El recorrido atraviesa por varios estratos. Cada uno de un periodo distinto, con estilos y materiales propios. Esta sección está inundada, no es por ahí. No ha terminado la noche, lámparas artificiales y ratas son los únicos residentes permanentes. Las imágenes pierden nitidez, por momentos solo distinguimos una silueta, un viejo grafiti. Se encuentran con objetos olvidados, fragmentos de un todo sepultado, una historia incompleta, quizás indescifrable. Toman fotos y queda el registro visual. La cámara los sigue, nosotros vamos detrás, nunca los alcanzamos, los seguimos desde nuestra pantalla y ellos se internan cada vez más, presenciamos un video editado, el trayecto fue más largo, muchas horas, acaso fueron varios viajes, hubo otras incursiones, otros contingentes. ¿Buscaban algo?, ¿huían de alguien?, es una travesura, una aventura nocturna. El video me parece una metáfora visual de lo que puede implicar el proceso de indagación. Con sus intrigas y sorpresas. Ese mapa doblado y arrugado, algo impreciso, pero suficiente para dar con la entrada.

1 comentario:

Lur Lurias dijo...

la metáfora la he sentido muy directamente: justo el martes un estudiante de CCH II nos mostró en video sus avances de indagación sobre el origen de las vecindades en el centro de la ciudad, se fue a internar en tres edificios que sirven de vecindad y que tienen rasgos arquitectónicos y decorativos del siglo XVIII. Fue él con su mochila y su cámara a este viaje subterraneo. Así hemos ido también en grupo a rastrar huellas del pasado, a propiciar el encuentro que sólo el traslado ayuda a producir.
Muy significativo es también el título "Feel to follow", y muy deweyniano! Sentir para seguir: continuar pero también ir, perseverar, y, como la letra sugiere, para creer. Gran entrelazamiento hace el post, y gran rola.